domingo, 16 de septiembre de 2012

Cerrando y abriendo puertas.-


El lunes vuelvo al trabajo. Uf! Cuantas sensaciones encontradas! Entre enojos, desaires, memorias, nostalgia, esperanzas se me hace difícil definir esta vuelta. Por un lado, me siento mal conmigo misma por no tener las mismas ganas. Después de todo es la profesión que elegí y la que me ha hecho emocionar hasta las lágrimas (no llore cuando me casé para que se hagan una idea de lo piedra que puedo ser!). Pero con ellos es diferente. Son como hijos prestados por un año. Y con esa misma pasión de los padres, educo. A veces con más pilas, otras refunfuñando, otras con latidos en el pecho. Sé que ese amor, esa pasión está. Quizás hoy escondida o en un segundo lugar. Quiero creer que está. Que solo está empañada por disgustos, decepciones o la frustración por no haber sido escuchada cuando era necesario. O por caer en la cuenta que mis utopías habían llegado a su fin.  Por quedar entre burocracia y "quedar bien". Puede que también me cueste dividirme. Porque ahora tengo dos profesiones, dos pasiones.  Por otro lado, necesito un cambio. Un cambio de aire. Ver otra realidad. Empezar de nuevo. En otro lugar. Quiero quedarme con los buenos recuerdos. Dicen que las mujeres hacen el duelo un año antes de cortar con alguien. Yo creo que ya me empiezo a despedir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada